Motivación existencial

Ricón para pequeñas reflexiones ahora que las puestas de sol se ven desde los cuarenta...
por Dondo Moreno




jueves, 9 de marzo de 2017

Capítulo 200

 Hola a todos, aunque en realidad debería decir por ahora, hola a mi mismo...

 Así comenzaba la primera entrega de este blog, escrito un nueve de marzo de dos mil doce. Hace ahora exactamente cinco años.

 Cinco años. En este tiempo este espacio ha recibido diez mil visitas, y son doscientas las entradas que configuran el cuerpo que da sentido a su existencia.

 En este tiempo ha habido sitio para reflexionar y escribir sobre casi todo. Como no podría ser de otro modo, tras unos comienzos titubeantes, a los temas que me son propios, política y cultura, han ido incorporándose otros argumentos; revisando entradas que con notoria irregularidad han ido llenando de contenido este espacio, mi querencia por la realidad ha ido dejando cada vez más sitio a la ficción, a los textos de cosecha propia, que poco a poco van dando alas a mis evidentes inquietudes de escribir y algún día poder publicar.

 Mentiría si dijese que no me siento satisfecho. Confieso que no pretendo seducir a nadie con mis delirios y diatribas, ni aspiro a crear seguidores que me muestren fe incondicional. Ese era uno de los grandes ideales sobre los que se han ido construyendo cada uno de los textos, y cinco años después de mantiene intacto.

 El objetivo es seguir ampliando, seguir escribiendo. Cada vez que alguno de los que me seguís, leéis algo de lo aquí escrito, me hacéis el hombre más feliz del mundo. Tan solo pensar que has invertido unos minutos de tu tiempo en leer algo que yo haya escrito, me hace casi entrar en trance. Y aunque no tenga modo de decírtelo, porque no eres amigo o conocido, porque anónimamente entras pero no me haces saber quien eres, quiero que sepas que tu simple lectura me obliga; me da alas,  eres un acicate que me empuja a seguir con la labor, me empuja a seguir escribiendo. De todo corazón gracias.

 Hay que seguir. Feliz aniversario Sunset Cuarenta.