Motivación existencial

Ricón para pequeñas reflexiones ahora que las puestas de sol se ven desde los cuarenta...
por Dondo Moreno




jueves, 16 de febrero de 2017

Cuestas

 Cuando monto en bici me gusta subir cuestas, pero me da miedo bajarlas.  Prefiero el esfuerzo al riesgo, la angustia del dolor de piernas y del resuello que me falta a la adrenalina que supuras cuando notas el aire en la cara. La obligación auto-impuesta de mantenerte encima del sillín, sin echar pierna al suelo que la ligereza que da el regular la velocidad sin más limite que el que impogas con los frenos.

 A veces pienso que mis paseos en bicicleta son como una proyección de mi propia existencia. y me pregunto por qué me incomoda la comodidad, por qué me gustan los caminos más tortuosos, sin importarme ni cuándo ni cómo llegue. Ya cuando era niño prefería jugar al fútbol con los malos en el patio, no me gustaba que me escogieran los mejores; era como un reto intentar ganarles cosa que nunca conseguiamos. 

 Tal vez sea eso. Cuestión de retos. Retos dificiles, a veces inalcanzables, pero retos al fin y al cabo. Quizá descubri desde muy pronto cual era el secreto de mi felicidad, que no está en llegar a la meta, sino en sentir que estoy en el camino para llegar a ella.