Motivación existencial

Ricón para pequeñas reflexiones ahora que las puestas de sol se ven desde los cuarenta...
por Dondo Moreno




viernes, 27 de junio de 2014

Canícula de cambios

 Con paso lento, más de lo habitual a estas alturas de Junio, la canícula se va abriendo paso. Es el colofón perfecto que esta época del año, con sus característicos días de luz casi interminables y sonido a chicharras y  abejarucos en plena etapa de procreación y desarrollo. Es la canícula cuyos calores ralentizan el tempo de nuestras actividades diarias e invitan a la relajación y al ocio más o menos programado.

 Otros veranos hemos alcanzado estas fechas con los deberes mas o menos hechos, más pendientes de las carreteras y del bañador que de otras cuestiones. En cambio este año, varios son los focos de atención que mantienen en alerta y alejan ese aire de ralentí propio de estas fechas.

 Es un verano de movimientos, de cambios. La gente anda calma en pleno campeonato deportivo a raíz de la pronta eliminación del equipo patrio a las primeras de cambio. Al furor y pasión de hace cuatro años cabe oponer ahora la apatía y casi desidia en seguir las evoluciones de los equipos supervivientes en el evento.

 El rey y su pronta incorporación a la atalaya mallorquina de Miravent, este año no va a producirse, o al menos no en el clima plácido y silente de otras épocas. La familia real pasará el verano más pendiente de los juzgados y las imputaciones que de las playas y los paseos en barco por la bahía de Mallorca. En esta película de entregas con intriga, a la abdicación le ha seguido el  aforamiento express del otrora jefe de Estado, ( dicen las mañas lenguas, o no tan malas sino veraces, que para frenar una posible avalancha de demandas de paternidad, y es que el Borbón, al parecer, ha sido en su vida un hombre fogoso y de armas tomar), cabe sumar la imputación de la infanta de vida discreta pero cosmopolita, que ahora deambula como alma en pena entre folios de autos judiciales gracias a los tejemanejes de su marido balonmanista.

 El principal partido de la oposición vive también un inicio de verano convulso. Tal y como se esperaba, ( me atrevo a apostillar que desde hace tiempo, su renuncia tardía ha hecho más daño del que parece),  Pérez Rubalcaba ha anunciado su jubilación de la política activa para retornar a la docencia en la Facultad de Químicas. Por delante se presentan semanas de conciliábulos, negociaciaciones, y consecución de avales en aras de alcanzar el objetivo de redirigir un partido, acosado por partidos y plataformas a su izquierda   en la tarea de camelar a los votantes más progresistas y necesitados de este país. Tarea ardua les queda para recuperar el terreno perdido.

 Y mientras el gobierno, en trance de superar la fase de explicación de una reforma fiscal que poco o nada convence, hace las maletas, con el rabillo del ojo puesto en el proceso soberanista catalán al que se ha sumado la ex líder de la PAH, Ada Colau, cuya plataforma ciudadana que aspira a gobernar Barcelona, también se ha sumado al SI+SI de la peculiar pregunta doble del referéndum de noviembre. El fuego mediterráneo del señor Mas, lejos de atemperarse, va camino de consolidarse en un contexto de posturas  rescoldo inflexibles que solo puede traer confrontación. como ocurre con todo fuego poco o mal apagado.

 Lo dicho, canícula está de cambios, Intentaremos vivirla como de costumbre, pendientes de que nadie prenda la mecha en los bosques y de guarecernos lo mejor que podamos del sol de justicia. Veremos de cuantas cosas más deberemos protegernos en las próximas semanas y meses, porque menos tranquilos vivimos de muchas maneras en este país.