Motivación existencial

Ricón para pequeñas reflexiones ahora que las puestas de sol se ven desde los cuarenta...
por Dondo Moreno




viernes, 14 de marzo de 2014

Aniversario

 Hoy estamos de celebración, y por qué no decirlo, de enhorabuena. Han transcurrido ya dos años, desde aquel nueve de marzo de dos mil doce. Aquel día hizo su aparición el que denominé en su momento capitulo cero, algo así como una puesta de largo en la que, en apenas unas pocas lineas, hice acopio de declaración de intenciones, que no eran otras que poner  negro sobre blanco a mis percepciones y puntos de vista sobre un sin fin de temas, a cual más dispar.

 En estos veinticuatro meses he cumplido varias de las metas que me puse por delante: Mantener una regularidad más o menos constante a la hora de incluir mis nuevas entradas, normalmente todos los viernes de cada semana, así como respetar una linea de opinión y debate en la que caben casi todos los temas posibles. Casi siempre he buscado mis inspiraciones en los temas de actualidad, aunque también ha habido tiempo para hacer semblanzas de alguno de mis viajes, pequeñas recensiones de libros leídos, o divagar, sin más, sobre temas amplios que dan para perderse en mil y una evocaciones y sutilezas.

 Poco a poco he ido ampliando el universo de posibles lectores de mis opiniones; sois ya unos cuantos los que entráis de cuando en cuando al blog para leer mis comentarios. Me faltarían palabras y gestos para expresar toda la gratitud que siento por ello. Como bien sabéis, es este blog ante todo un ejercicio de refinamiento personal. En ningún momento estuvo entre mis objetivos el conseguir algún tipo de afluencia mayor a mis opiniones, que la de aquellos a los que estimo y estáis cerca; pero si estuvo y está entre ellos el hacer de esto un producto que tenga más contenido intelectual y más entradas académicas, si puede definirse así; la idea última es elaborar un producto más acabado, menos etéreo y mucho más riguroso de lo que viene siendo hasta ahora. La tarea es difícil, pero no imposible. Obligarse a escribir unas lineas todas las semanas, necesita de un compromiso con la lectura y la tarea de documentarse, y por extensión, realizar este pequeño ejercicio de redacción al que no le faltarán errores de puntuación y de expresión. Mil disculpas por ello; seguiré persistiendo en aras de alcanzar la decencia mínima que cualquier producto que aspira a ser consumido por otros merece sin duda.

 He cambiado la cabecera de formato un par de veces en todo este tiempo. En esta ocasión, he primado la practicidad frente la estética; he escogido un fondo de tonos suaves que resalte las letras y permita la lectura de mis disertaciones en otros formatos como el del smartphone. Mantengo pues, mis pretensiones de dar preponderancia al contenido antes que al continente, siempre importante pero no tan imprescindible.

 Dos añitos ya desde que comencé los cuarenta en mi cuenta vital, edad que sirvió de basamento y arranque para la puesta en escena de este blog, que así comenzó a existir. Puede que en algún momento aune poderosas razones para cambiar su cabecera, pero a día de hoy la razón que dio vida a este pequeño espacio virtual sigue latente y más que activa. Y es que ver las puestas de sol desde que cambie de prefijo se ha vuelto una actividad más enriquecedora e intelectual. Ojalá el próximo aniversario sea tan esplendido como este. Yo por mi parte prometo hacer lo que esté en mi mano para seguir dando guerra. 

Que así sea. Feliz segundo cumpleaños Sunset Cuarenta.