Motivación existencial

Ricón para pequeñas reflexiones ahora que las puestas de sol se ven desde los cuarenta...
por Dondo Moreno




viernes, 1 de junio de 2012

La debilidad del león

       Partido de preparación frente al combinado de Israel en la víspera. Visita de los integrantes de la selección alemana a las instalaciones de Auschwitz apenas unos días antes del inicio del campeonato en tierras ucranianas y polacas. Al menos dos de los miembros de la expedición alemana tienen ascendientes de origen polaco. Las imágenes de los jugadores, paseando cariacontecidos, entre los pabellones de lo que fue el campo de concentración, muestran rostros serios, en algunos casos conmovidos. Es una de las imágenes que deja la crónica deportiva del día. Deporte y política nuevamente en la misma coctelera.

     Habrá quien lo vea como un gesto, pero nuevamente se trata de una utilización intencionada por parte de los dirigentes.


       Se quiera o no se quiera, la actualidad deportiva siempre forma parte de la agenda política del día. Es un instrumento poderoso de aproximación a las masas, desde una perspectiva emotiva y pasional, que sirve de herramienta para reconducir la actualidad política, sea en el sentido que sea; ningún dirigente que se precie dejará de fotografiarse y utilizar a su antojo y conveniencia a los héroes de turno para usarlos como ejemplo, o para darse  un baño de masas aprovechando el logro alcanzado.

       Qué sentido tiene esta visita. Podrán darse muchas lecturas e interpretaciones, dependiendo del enfoque o el ideal que se quiera dar: un detalle con el país organizador a través de un gesto simbólico, un homenaje a las víctimas, una nueva muestra más del respeto del pueblo alemán hacia el  país vecino...

       Este es uno más de otros tantos gestos que cada cierto tiempo tiene Alemania con el exterior, como si fuera una especie de purga que necesita hacerse así mismo para no olvidar un pasado que no puede dejarse nunca atrás. Otro día será una visita a Israel, o la aprobación de un nuevo paquete de ayudas a damnificados por el holocausto o a sus descendientes.

     Es como si la historia hiciese chantaje al país más poderoso. La foto de los jugadores alemanes mirando al suelo con rostros de seriedad es una muestra más del peaje que cada cierto tiempo paga el país más importante. Es la debilidad de un león que muestra su cara más sensible en medio de la posición de liderazgo que ejerce a cuenta de la crisis que nos tritura.