Motivación existencial

Ricón para pequeñas reflexiones ahora que las puestas de sol se ven desde los cuarenta...
por Dondo Moreno




lunes, 15 de octubre de 2012

Españolizar Cataluña

 En su comparecencia ante el pleno del Congreso de los Diputados del pasado jueves, José Ignacio Wert, Ministro de Educación, sorprendió al hemiciclo con unas polémicas declaraciones en las que insistía en la necesidad de españolizar a los alumnos catalanes con el fin de que sientan tan orgullosos de ser españoles como catalanes.

 Es este un nuevo episodio que hay que enmarcar en el proyecto de reforma auspiciado por su ministerio que pretende alterar las cuotas de decisión en el mecanismo de reparto de los contenidos académicos, aumentando los que decide el gobierno central frente a los que son potestad de las administraciones autonómicas. El objetivo último sería acabar con la dispersión de contenidos que solo redundan en la mediocridad de los resultados finales de los alumnos, tal y como a menudo se encargan de recordarnos diferentes estudios comparativos ( Informe PISA, entre otros), que sitúan con regularidad insistente al alumnado español en el vagón de cola de Europa en cuanto a resultados  en materias tan significativas como lengua o matemáticas.

 En plena pre-campaña electoral en Cataluña cuyo telón de fondo sigue representado por el sistema de financiación y la posibilidad de realizar un referéndum sobre la soberanía política del territorio afectado, estas declaraciones han generado una reacción en cascada  procedente de todo el espectro político representado
en el Parlamento. Adicto a las polémicas a raíz de sus declaraciones,  el ministro Wert pasa por ser una de las grandes estrellas mediáticas de la Administración Rajoy. Sus iniciativas,actos y sobretodo, declaraciones, no dejan indiferente a casi nadie en este país. Consecuente con su pasado profesional, durante dos década ha estado muy vinculado al mundo de la sociología, los análisis de audiencia y los encuestas de opinión 
( es fundador de Demoscopia), todas sus intervenciones y medidas aparecen en las cotas más altas de una audiencia que le reprende y alienta sin deja de seguirlo en ninguno de los casos.
 
 Es obvio que las declaraciones de las que nos venimos haciendo eco no son fruto de un arrebato; tal y como el propio interpelado ha reconocido al declararse poco adicto a la improvisación. Forman parte de la estrategia  seguida por su partido, metido formalmente en tres frentes electorales en apenas dos meses de tiempo en los cuales el Partido Popular se juega el gobierno de Galicia, el mantenimiento del status en Euskadi y la capacidad de influir en el Gobierno de Cataluña; declararse  defensor único de los sentimientos patrios y  apropiarse de un potencial espectro de voto "españolista" siempre compartido con el PSOE en las autonomías históricas es lo que está en juego; no en vano algunos sondeos vaticinan la movilización de determinados sectores de población tradicionalmente abstencionistas en las elecciones autonómicas y que en este caso pueden apostar por decidirse a ir a votar en un momento en que parece resquebrajarse la voluntad  de seguir construyendo un proyecto de convivencia común.

  Habla Wert de españolizar Cataluña  empleando en su argumento las posibles mejoras a implantar en el sistema educativo como raíz para atacar la política educativa de algunos territorios, el catalán para más señas, con su sistema de inmersión lingüística a raíz de la asignación del catalán como lengua vehicular. Pero la realidad es más bien otra y solo puede interpretarse en clave electoral; como buen experto en estudios demoscópicos su labor solo consiste en agitar el debate político con vistas a analizar los resultados del mismo y la posible cosecha que se deduzca en la intención de voto, a tenor de los argumentos expuestos por unos y otros. Debilitar a la sucursal del partido socialista en Cataluña es el objetivo último, vista la situación de debilidad interna en que se encuentra, cada vez mas fraccionado en cuestiones ideológicas vitales y falto de un liderazgo claro y sostenido.

  Y mientras, ¿ No hablabamos de educación en esta entrada al blog? ¿Algún día será un tema lo suficiente sólido para los políticos de este país hasta el punto de ser solo tema de consensos y no de disputas? ¿ Dejará de ser un arma arrojadiza para la confrontación? ¿ Alguna vez habrá voluntad de formalizar un sistema solido que permita a nuestros menores adquirir los conocimientos que son vitales para el futuro?

 Es una paradoja. La educación, lejos de formar y enriquecer solo sirve para embrutecer e idiotizar en este país.