Motivación existencial

Ricón para pequeñas reflexiones ahora que las puestas de sol se ven desde los cuarenta...
por Dondo Moreno




viernes, 1 de febrero de 2013

¿De qué hablo hoy?

 Los que tenéis la paciencia de meteros en este sencillo blog que dentro de algunas fechas va a cumplir su primer año de vida y que, además de meteros en él tenéis la consideración de leer mis comentarios cada semana, habréis notado que si por algo se caracterizan mis entradas es por comentar temas de actualidad, centrando mis pequeñas reflexiones la mayor parte de las veces en temas que tienen relación con la política, de la que bien sabéis soy confeso apasionado por formación, vocación e intención. Desde bien pequeño sentí una especial atracción por esta práctica de cuyas acciones y buena praxis dependen en muy alta medida nuestras vidas; es por ello que me veo en la necesidad de consumir información referente a ello por cualquier medio  siendo con diferencia la principal fuente de información e ideas la prensa escrita.

 Es un tópico aducir el hartazgo y aburrimiento a la hora de leer informaciones al hecho de que cada vez más las noticias se repiten; si a eso le añadimos que además éstas suelen ser de signo negativo, más razones dan a todos aquellos que buscan alejarse de la actualidad como una manera de ausentarse de la realidad tan poco gratificante de un tiempo a esta parte.

 Confieso que es mi principal fuente de inspiración; abrir un periódico por vía digital o en su edición en papel y echar un vistazo a grandes rasgos buscando alguna noticia que me llame la atención; este cotidiano hábito  es el principal torrente de ideas que han propiciado buena parte de mis comentarios en este espacio virtual; de un modo u otro siempre encuentra uno el argumento necesario o la pista precisa para encender la mecha de un hilo narrativo que de pie a alguna de mis composiciones escritas en formato breve.

 Hoy, como tantos otros viernes, me he mantenido fiel a mi ritual de caza y captura de algún hecho del cual hacerme eco, y para mi sorpresa tras darle varias vueltas a varios de los medios locales y alguno foráneo me he quedado compuesto y sin noticia que comentar.

 Corrupción, más corrupción, nacionalización de algún banco europeo, mas comisiones de investigación por praxis inapropiadas en el mundo de la banca privada... Los teletipos parecen estar abonados a un sólo formato de noticias, siempre formuladas en clave económica y siempre cargadas con un tinte de oscura negatividad considerable.

  Siempre se ha considerado a los medios de comunicación como el cuarto poder, en alusión al único poder real que quedaría excluido fuera de las instituciones tal y como  el Barón de Montesquieu teorizó allá por el siglo XVII, justo cuando el autor de El Espíritu de las Leyes, estableció su famosa teoría de la separación de poderes, piedra angular  sobre la que se han sustentado las democracias representativas modernas. En aquella distribución de poder primigenia, nuestro aludido no contemplaba la posibilidad de que la agitación de estados de concenciencia a través de las noticias divulgadas en masa, pudiera no solo afectar a la opinión de los ciudadanos sobre la política sino que , incluso, pudieran llegar a poner en duda al mismo orden de cosas establecido.

  Que duda cabe eran otros tiempos. La información, se dice en forma de tópico, es poder, poder capaz de informar, de adoctrinar, de crear estados de opinión cuya manipulación se antoja harto vital para aquel que quiera controlar al soberano a quien gobierna porque éste ha depositado la acción de su soberanía a través del sufragio moderno. Si Maquiavelo hubiera conocido un poder tan brutal como el que las agencias de noticias tienen en la vida moderna, quizá hubiera elaborado una pléyade diferente de recomendaciones para un príncipe necesitado de argumentos con los que controlar a sus subordinados.

  Volviendo al origen de estas disquisiciones uno no puede dejar de plantearse ciertas dudas razonables. 
¿ Por qué todas las noticias van en la misma dirección?, ¿Están controlados los flujos de información hasta el punto de controlar y manipular la salida de esas noticias a través de los medios existentes? ¿ A qué este bombardeo constatante de noticias de alta carga negativa?

 El tema da para muchísmo, ni una entrada en  un blog, ni un libro...quizá hiciera falta toda una vida para reflexionar sobre la información y sus canales de distribución. Las aristas de la cuestión , así como la necesidad de documentarse al respecto evitan lanzar este pequeño dardo de un modo más ambicioso; la empresa requiere de medios, tiempo y energía de los cuales carezco.

 Recientemente leyendo a Michel Focault comentaba este en uno de sus artículos El sujeto y el poder, que este estaba interesado en controlar las subjetividades individuales configurando un ego colectivo que nos condujera en todas nuestras muestras de afectividad. Y para ello utilizaba indiscriminadamente el poder de los mass media controlando nuestras emociones con bombardeos masivos de información en un mismo sentido, que lejos de enervarnos, acaban por aplacarnos y apaciguarnos como tiernos corderitos a los que solo hay que conducir como meros rebaños gracias a la neutralización de nuestras reacciones. Hoy leyendo las primeras de los principales rotativos he sentido esa sensación de aplacamiento, de hartazgo completo por recibir siempre los mismos estímulos en las mismas direcciones. Hoy me he sentido bloqueado, hasta el punto de no saber a que dedicar esta entrada. Es por esto que hoy haya decidido hablar de... Nada. Quizá sea un primer síntoma de rebeldía por mi parte ante una realidad que tal y como se nos configura día a día resulta un asco.

 A quien corresponda, suponiendo que alguien se sienta interpelado: por favor, un respiro