Motivación existencial

Ricón para pequeñas reflexiones ahora que las puestas de sol se ven desde los cuarenta...
por Dondo Moreno




martes, 20 de junio de 2017

Paripés

 La cosa va de hacer paripés. Tratar de dar una imagen muy distinta de lo que se pretende en realidad. Deja perplejo ver el grado extremo de tacticismo que acusan los partidos en este país. Más pendientes de tantear al adversario, que de plantear soluciones a una ciudadanía muy quemada.

 El aburrimiento empieza a ser manifiesto. Que si una moción de censura que todos sabíamos que no iba a llegar a ninguna parte, porque no iba a contar con los suficientes apoyos, defendida en el hemiciclo por un partido que insiste en asumir el rol de principal fuerza de la oposición, sin tener suficientes apoyos para ello. La necesidad de hacer ruido a base de organizar actos de pandereta solo pone de manifiesto una cosa: es un síntoma de debilidad. Quien tiene argumentos y sabe que éstos calan en el electorado, no necesita de tenderetes ni mandurrias.

 La cosa tiene bemoles. Aquel que debería tirar del carro y dar la réplica al partido de los juzgados, es un partido en las instituciones descabezado. Con un líder repuesto en su trono, sin voz ni voto en ninguna de las dos cámaras de representantes. Aqui el tacticismo es interior, movimientos de ficha para debilitar a la noble clase del partido, cargado de nombres que hace tiempo dejaron de tener sustancia tras sus curriculums. Y mientras su electorado, desconcertado, no sabe si el partido  gira a la  izquierda o se queda en terreno moderado, auspiciando para ello iniciativas que más parecen un paso atrás que adelante. ¿ Federalismo? Cataluña o Pais Vasco tienen más competencias que cualquier Land alemán.  El Estado autonómico español es estudiado en Europa como una rareza política, como un constructo politico a medio camino entre el estado federal y la confederación. ¿Estado plurinacional?, tanto ruido para cambiar "nación de nacionalidades" por "nación de naciones". Siempre más pendiente de los matices que de la sustancia. Qué pais este. Por una palabra ponemos todo patas arriba.

 Dice Alfonso Guerra, al que de un tiempo a esta parte ponen a caer de un burro por decir obviedades, que la única herencia clara que queda en este país del franquismo es el nacionalismo. Tan obvio que parece ridiculo que sea titular de un periódico. Tanto ruido y tanta charanga para reducir todo a un nuevo reparto del pastel. La tarta de las autonomías no conviene a todos, y hay que cambiarla; hasta que no haya una nueva forma de chupar del frasco, seguiremos viento en popa, referéndum a toda vela, no cortando el mar, sino dejando a la gente con miel sobre hojuelas.

 Paripés, paripes y más paripés. Y mientras "el de los puros" más desaparecido que el Arca perdida de Noe. Ni para ir a homenajes de víctimas de campos de concentración, algo siempre muy apetecible por la foto, está. Ganando tiempo para cerrar una legislatura que, toda ella es un enorme paripé. Donde todos dicen que hacen, parece que hacen, pero nada mueven, porque no les interesa.